8 preguntas frecuentes en las entrevistas de trabajo en el ámbito del deporte y cómo responderlas

A pesar de que las preguntas de una entrevista difieren en cada empresa especializada en deportes, hay un puñado de ellas que aparecen casi siempre. Responderlas puede ser fácil para algunos, pero difícil para otros. Por ello, estamos aquí para ayudarte. Ya sea que recién te hayas graduado o que haya pasado un tiempo desde tu última entrevista, aquí tienes algunos consejos sobre cómo responder a las preguntas más comunes de las entrevistas de trabajo.

Háblame de ti”

En la mayoría de los casos, ésta es una de las primeras preguntas que hacen los entrevistadores. Normalmente, aquí debes recitar tu currículum, pero no lo expongas por completo. El reclutador normalmente conoce tu currículum y tu solicitud y probablemente incluso tenga un duplicado del mismo delante. En su lugar, aprovecha este momento para mostrar los hitos que consideres más relevantes para ti y para el puesto. Esto muestra tu enfoque personal y es una gran manera de destacar tus cualidades para el puesto.

“¿Dónde te ves en cinco años?”

Ya seas una persona que planifica por adelantado o que prefiere la espontaneidad y ver a dónde te lleva la vida, tu respuesta debe ser honesta.  No necesitas un plan concreto para responder. Lo que quieren saber de ti es si tienes ambición y posiblemente si serás un empleado o empleada leal, por lo que deberías reformularte la pregunta sobre “Si sigues en esta empresa, ¿dónde te ves dentro de 5 años?”.

Podrías responder algo como: “Me agrada la idea de haber demostrado mi valía en esta empresa y haber avanzado en mi carrera ofreciendo un valor añadido a lo largo de los años”. 

¿Cuál es tu mayor debilidad?”

La respuesta más cliché que habréis escuchado es probablemente “soy demasiado perfeccionista”. Esto demuestra que no has entendido el objetivo de esta pregunta. Su objetivo es averiguar los puntos fuertes de una persona: Si es reflexiva y capaz de analizarse a sí misma y, en conclusión, a su entorno. También si es capaz de resolver problemas, ya sean propios o relativos al trabajo.

La mejor manera de responder a esta pregunta de la entrevista es siendo honestos sobre vuestros puntos débiles. Por otro lado, no olvides que tu respuesta debe estar relacionada con el trabajo; no es necesario que compartas ningún problema personal.

Por último, añade a tu respuesta la forma en que has afrontado tu debilidad en el pasado, demostrando que eres capaz de aportar soluciones.

En una escala del 1 al 10, ¿cómo te evaluarías a ti mismo(a) / cuál es tu nivel en xxxx?”

Ya sea sobre cómo te evaluarías a ti mismo(a) o sobre tus competencias en Word, Excel, Photoshop o cualquier otro software, esta pregunta táctica aparece en todas las entrevistas. Te contaremos algo de nuestra experiencia en la caza de talentos: La pregunta no se refiere realmente a las habilidades, sino a ver lo bien que eres capaz de autoevaluarte. ¿Has oído hablar de “contratar por actitud”? La respuesta “¡Claramente un 10!” es probablemente exagerada en la mayoría de los casos. Siempre se puede mejorar, formarse y aprender nuevas habilidades, pero no se puede cambiar una primera impresión. Sé honesto(a) sobre tu conjunto de habilidades, dales una visión clara profundizando un poco en tus conocimientos (“un poco” es la clave aquí). Pero también admite en qué áreas podrías mejorar. Si demuestras que tienes ganas de aprender y que estarías agradecido de mejorar a lo largo de tu trabajo, esto demuestra mucho sobre tu actitud laboral, y los reclutadores lo marcarán como un punto fuerte.

¿Por qué deseas trabajar en esta empresa?”

Esto debería ser una obviedad, siempre y cuando quieras trabajar en una empresa de deportes. No obstante, puede ser difícil responder cuando no te interesa mucho el trabajo.

En cualquier caso, informarse de antemano sobre el futuro empleador es la clave para formular tu respuesta. Averigua qué valoran, qué características destacan en su página web e intégralas en tu respuesta. Por supuesto, siempre puedes compartir también tu interés personal: quizá tengas una historia nostálgica con la marca deportiva, o quizá sea que te gusten sus productos o sus servicios… demuestra tu pasión.

Háblame de un momento en el que…”

Probablemente la pregunta más concreta, que requiere una respuesta concreta. Aquí, el entrevistador o la entrevistadora quiere saber cómo reaccionarías ante una situación particular. Una forma clásica de responder a esto es aplicando el formato STAR (estrella, en inglés):

  • Cuál era la Situación
  • Cuál era tu Tarea
  • Cuál Acción llevaste a cabo
  • Cuál fue el Resultado 

Si sigues estas simples reglas, serás capaz de mantenerte racional y dentro del ámbito del trabajo

Cuando te han despedido y te preguntan por ello” 

Esta no es una pregunta habitual y sólo se plantea en contadas ocasiones, pero como sabemos que es una de las más difíciles de responder, hemos querido integrarla en nuestra redacción de todos modos. Sea cual sea la razón por la que te han despedido, hay dos reglas que hay que seguir a la hora de responder:

  1. No hables mal de tu antiguo empleador
  2. Céntrate en lo positivo y en las oportunidades que surgieron

Destaca tu emoción por la nueva oportunidad de probarte a ti mismo(a), de buscar un nuevo puesto que se adapte mejor a ti.

“¿Tienes alguna pregunta?”

¡Si! La respuesta a esta pregunta es siempre afirmativa. Demuestra que te importa, que te interesa tu empleador y el trabajo.

Algunas posibles preguntas que podrías hacer:

  • ¿Qué ha hecho otra persona en este puesto para tener éxito en su función?
  • ¿Qué oportunidades de desarrollo tiene este puesto en los próximos años?
  • ¿Qué es lo que denota el éxito de esta empresa?
  • ¿Podría describir un día típico de este puesto?
  • ¿Puedo ponerme en contacto con usted si se me ocurre alguna otra pregunta?